Artículo escrito:

  • el 27.10.2011
  • a las 05:16 AM
  • por Editor

Crónica de un amor maldito, novela de Gustavo H. Mayares 0

Oct27

Un hombre, una mujer, un crimen y la locura… Resumidamente, de eso trata Crónica de un amor maldito, la primera novela publicada de Gustavo H. Mayares (1962), escritor y periodista que nació y vive en Hurlingham (Argentina). Es autor de La de María y otras historias de Hurlingham (relatos), ¿Quién mató a Betty Boop? (novela), La vida es un rompecabezas (novela), Crónica de un amor maldito (novela), La chica más linda del mundo (nouvelle), Asesinatos en Gualeguaychú (novela), Tinta china (novela), y de la Trilogía del Mar: Miramar, Mar del Plata y Necochea. También ha publicado dos libros de poesía: Versos calientes para Alejandra (1987) y Lo eterno y lo perverso (1988) y en antologías (papel): Relatos andantes (cuentos, Dunken, 2005); Son puros cuentos (cuentos, Dunken, 2006).

Así comienza la novela:

Como a las diez y pico salí a la calle. El cielo estaba despejado, la noche era cristalina y las estrellas se distinguían nítidamente contra el oscuro manto del abismo universal. La Luna, en su cenit, brillaba intensamente, como brasa del sol, tendiendo una lámina plateada que se extendía sobre el barrio, las casas y edificios de no más de tres plantas.

Sin embargo, en medio de ese idilio de poeta decadente, mi alma palpitaba como una bomba de tiempo al borde del estallido. La sentía golpear en las costillas, si es que por allí se encuentra. Incontenible, morbosa, casi desgranándose, pero potente y filosa, aserrada como un Tramontina. Hambrienta, al borde de la locura. Hasta podía escucharla: Gustavo, gritaba, es hora de salir de toda esta pudrición y concentrarse en lo que realmente vale la pena… Lo que para mí, a esa hora de la noche y de mi vida, no era más que un galimatías que cierto dolor convertía en gramática indescifrable. ¿Qué carajo quería decir con eso de lo que realmente vale la pena…? Ni yo ni ella lo sabíamos, pero mi alma lo chillaba como caballo desbocado. La contuve, no obstante, y seguí por la vereda de baldosas grises casi negras, esquivando las roturas que el paso del tiempo y la decadencia habían abierto.


DESCARGA EBOOK GRATIS AQUÍ

Tema diseñado por Dariusz Siedlecki.
Traducido por Mundoblog y Plantillas Wordpress.

DescargaEbooksGratis.com utiliza cookies para una mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación: Política de Cookies.

CERRAR